Saltar al contenido

Oración a la virgen María

enero 14, 2023

¿Buscas una buena oración a la virgen maría? En este post hemos incluido varias de ellas para que puedas elegir la que mejor se adapte a la petición que necesitas hacerle o ya sea para darle las gracias por cualquier milagro o favor que te haya concedido. Ten presente, que cuando hay fe, no hay nada que sea imposible para Dios ni la virgen que puede interceder por ti delante de él.

Oración a la virgen María

Oh, María, tú resplandeces siempre en nuestro camino

como signo de salvación y esperanza. Nosotros nos encomendamos a ti,

salud de los enfermos, que ante la Cruz fuiste asociada al dolor de Jesús

manteniendo firme tu fe. Tú, Salvación de todos los pueblos,

sabes lo que necesitamos y estamos seguros de que proveerás para que,

como en Caná de Galilea, pueda regresar la alegría y la fiesta después

de este momento de prueba. Ayúdanos, Madre del Divino Amor,

a conformarnos a la voluntad del Padre y a hacer lo que nos dirá Jesús,

que ha tomado sobre sí nuestros sufrimientos.

Y ha tomado sobre sí nuestros dolores para llevarnos,

a través de la Cruz, al gozo de la Resurrección.

Bajo tu protección nos acogemos,

Santa Madre de Dios; no deseches las súplicas que te dirigimos

en nuestras necesidades; antes bien, líbranos siempre de todo peligro,

oh, Virgen gloriosa y bendita.

Oración corta a la Virgen María

Acuérdate, oh piadosísima Virgen María, que jamás se ha oído decir

que ninguno que haya acudido a tu protección, implorado tu socorro,

o buscado tu intercesión ha sido abandonado.

Animado por esta confianza, vuelo a ti, oh Virgen de las vírgenes, mi madre;

A ti vengo, delante de ti estoy, pecaminoso y doloroso.

Oh, Madre del Verbo Encarnado, no menosprecies mis peticiones,

y en tu misericordia escucha y contesta a lo que te pido.

Amén.

Oración La Salve

Dios te salve, Reina y Madre de misericordia,

vida, dulzura y esperanza nuestra;

Dios te salve. A Ti clamamos los desterrados hijos de Eva;

a Ti suspiramos, gimiendo y llorando,

en este valle de lágrimas.

Señora, abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos

misericordiosos, y después de este destierro

muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre.

¡Oh clemente, oh piadosa, oh dulce Virgen María!

Dios te salve María, ruega por nosotros Santa Madre de Dios.

Para que seamos dignos de alcanzar las promesas

de nuestro Señor Jesucristo. Amén

Oración de San Efrén de Siria a la virgen María

Mi santísima Señora, Madre de Dios, llena de gracia,

tú eres la gloria de nuestra naturaleza, el canal de todos los bienes,

la reina de todas las cosas después de la Trinidad.

La mediadora del mundo después del Mediador;

tú eres el puente misterioso que une la tierra con el cielo,

la llave que nos abre las puertas del paraíso,

nuestra abogada, nuestra mediadora.

Mira mi fe, mira mis piadosos anhelos

y acuérdate de tu misericordia y de tu poder.

Madre de Aquel que es el único misericordioso y bueno,

acoge mi alma en mi miseria y, por tu mediación,

hazla digna de estar un día a la diestra de tu único Hijo.

Amén.

Súplica a la virgen María

Virgen María, Madre de Cristo y de la Iglesia,

por generaciones nos dirigimos confiados a ti

con el nombre de salud de los enfermos.

Mira a tus hijos

en esta hora de preocupación y sufrimiento

por un contagio que siembra temor y aprensión en nuestros hogares,

en los lugares de trabajo y descanso.

Tú que conociste la incertidumbre ante el presente y el futuro,

y con tu Hijo también recorriste los caminos del exilio,

recuérdanos que él es nuestro camino, verdad y vida

y que solo él, que venció nuestra muerte con su muerte,

puede liberarnos de todo mal.

Madre dolorosa junto a la cruz del Hijo,

tú que también has conocido el sufrimiento:

calma nuestros dolores con tu mirada maternal y tu protección.

Bendice a los enfermos y a quien vive estos días con el miedo,

a las personas que se dedican a ellos con amor y coraje,

a las familias con jóvenes y ancianos,

a la Iglesia y a toda la humanidad.

Enséñanos de nuevo, oh, Madre,

a hacer cada día lo que tu Hijo dice a su Iglesia.

Recuérdanos hoy y siempre, en la prueba y la alegría,

que Jesús cargó con nuestros sufrimientos

y asumió nuestros dolores, y que con su sacrificio

ha traído al mundo la esperanza de una vida que no muere.

Salud de los enfermos,

Madre nuestra y de todos los hombres,

Ruega por nosotros. Amén.

Oración de San Bernardo

Acordaos, ¡oh piadosísima Virgen María!

que jamás se ha oído decir que ninguno de los que han acudido

a vuestra protección, implorado vuestra asistencia

y reclamado vuestro socorro, haya sido abandonado de Vos.

Animado con esta confianza, a Vos también acudo.

¡Oh Madre, Virgen de las vírgenes! Y aunque gimiendo bajo el peso

de mis pecados, me atrevo a comparecer ante vuestra presencia soberana.

No desechéis, ¡oh Madre de Dios!, mis humildes súplicas,

antes bien, inclina a ellas vuestros oídos y dignaos atenderlas favorablemente.

Ofrecimiento a la santísima virgen

¡Oh Señora mía! ¡Oh Madre mía! Yo me ofrezco enteramente a ti

y en prueba de mi filial afecto te consagro en este día,

mis ojos, mis oídos, mi lengua, mi corazón; en una palabra, todo mi ser.

Ya que soy todo tuyo Oh Madre de bondad, guárdame

y defiéndeme como a pertenencia y posesión tuya.

Amén.

Oración a la virgen niña

Pequeña y dulce María, princesa mía, sin pecado concebida,

estrella de mis días y desde niña la más perfecta profecía.

Ilumina esta vida mía, a veces enceguecida,

sin ansias ni dicha y totalmente empobrecida.

Hazme, pequeña María, luz en estos días y resplandor

en la oscuridad del alma mía. Hazme niño, pequeñito y dulcísimo

para que el Buen Dios escriba lo que ha querido de esta vida,

para su gloria y como verdad que ilumina.

Amen.

¿Como iniciar una oración a la virgen María?

Lo ideal es comenzar las oraciones con la siguiente frase “Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo. Bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte”.

Aunque lo realmente importante es que puedas abrirle tu corazón a Dios a través de palabras sinceras para hacerle una suplica ferviente para que la Virgen María pueda interceder a favor de ti para lo que sea que necesites.

De hecho, luego de recitar la frase larga que te mostramos al principio puedes continuar con una de las oraciones que hemos incluido en este post, ten presente que debes hacerlo con un corazón sincero y confiado en el poder que tiene.

¿Como pedirle a la Virgen María que te ayude?

No existe un manual explicito ni pasos a seguir para poder pedirle a la virgen maría que nos ayude. Sin embargo, siempre que nos dirijamos a ella en oración, debemos inclinar nuestro corazón humildemente y acompañar nuestras acciones de buenas obras que demuestren que estamos dispuestos a hacer los cambios necesarios para que ella interfiera a nuestro favor.

¿Cuál es la mejor hora para orarle a la Virgen María?

Dentro de la religión católica una de las mejores horas para orarle a la virgen maría son las 3 de la tarde, ya que representa un tiempo de devoción exclusiva a la Misericordia de Dios, esa que mostro para con su hijo Jesucristo cuando entrego su vida a favor de la humanidad.

Si bien es cierto que no es necesario hacer una oración previamente establecida dentro de esta hora, por lo general, se usa para hacer peticiones especiales o sencillamente para hacer ofrendas de agradecimiento por todas las bondades de Dios para con nosotros.

¿Que pedirle a la Virgen María?

Como la madre de Jesús, la virgen maría es una de las Santas con más poder dentro del plano celestial. Por eso, se puede acudir a ella para hacerle peticiones de casi cualquier tipo, siempre que estas sean del agrado de Dios y sin hacerle daño al resto de las personas.

Así que, si necesitas un milagro, estas pasando por una enfermedad, un problema familiar o cualquier otra situación similar, puedes tener la certeza de que la virgen maría puede obrar a favor de ti.